El saber del psicoanalista y su saber hacer

Tenemos el gusto de presentarles la JORNADA EUROPEA DE ESCUELA que tendrá lugar en Barcelona los días 21 y 22 de enero de 2017. ¿Cómo se gestó?

Programma Dossier Cartel Flyer  
Programa Dossier JEE2017 Poster JEE2017 Flyer JEE2017 La Comisión Científica ha optado, por trabajar según una doble modalidad de intervención. Ha elegido pues intervenciones clásicas de 15 minutos e intervenciones cortas de 5 minutos. Las intervenciones de 15 minutos se agrupan en torno a los temas del "Saber-hacer en singular" y de "El saber en acto". Las intervenciones de 5 minutos han sido agrupadas en dos mesas de 6 intervenciones en "El saber-hacer" 1 y 2.
Esta elección retoma en parte, una experiencia puesta a prueba en la Jornada Europea de Toulouse que introduce una nueva dinámica del debate, al mismo tiempo que se ha conservado una modalidad clásica para intervenciones más sostenidas sobre el tema de nuestras Jornadas sobre "El saber del analista y su saber-hacer".

El saber del analista y su saber hacer

texto de presentación de la jornada por Colette Soler

Que un analista sepa mucho, no hay duda. Ante todo por su propio análisis dado que podemos hablar de “psicoanálisis, didáctico”, la coma indicando que, en efecto, no hay otro, porque cada uno conlleva una enseñanza. Luego sabe por la diversidad de sus estudios de los textos , que desde hace más de un siglo de Freud a Lacan, han intentado conceptualizar la experiencia. Pero el interrogante se refiere al saber con el que opera y con la particularidad de los casos que trata y que hace posible aquello que Lacan ha llamado el Acto analítico propiamente dicho.

Cuando Lacan da como título a sus conferencias en Sainte Anne de l970, “El saber del psicoanalista”, precisa que se dirige a otros clínicos que los psicoanalistas, a los internos en psiquiatría eventualmente ahí presentes. Era para decirles que, desde Freud, no hay otra vía a lo real del parlante, que no pase por el lenguaje. De su analizante mismo de quien al comienzo lo ignora todo, al final el analista no sabrá más que aquello que el decir analizante haya escrito con la ayuda de la interpretación sobre el “muro del lenguaje”, de fantasma a síntoma.

EL término de “saber” que Lacan ha introducido constituye en el psicoanálisis una paradoja. En primer lugar porque el inconsciente es aquello que precisamente no se sabe, es pues un no-sabido y luego porque el modelo de saber que proporciona la ciencia excluye por definición a la subjetividad que sólo proporciona verdades singulares. Lacan ha propuesto una bella fórmula para la paradoja: los analistas son "Los psicoanalistas son los sabios de un saber acerca del cual no pueden conversar.” y del cual solo se sabe que proviene de su propio análisis conducido hasta sus consecuencias. Por ello se sueña con el saber verdadero de la matemática, con el de los matemáticos que pueden entre ellos hablar de él, aunque su gestación no culmine jamás.

Todo lo cual no impide que se plantee la pregunta acerca de lo que “debe” saber el analista, ¿qué es lo que tiene que saber?, retomando las expresiones de Lacan cuando denuncia “la mistagogia del no-saber”.

¿Qué es pues este saber? ¿Que hay inconsciente?, ¿Se refiere a qué es el inconsciente?, ¿A cuáles son sus consecuencias reales?, ¿Al saber de aquello que opera de analista a analizante en el dispositivo inventado por Freud? ¿Es saber acerca del final del proceso? Etc.

Lacan ha producido el acto analítico, noción estructural solidaria de poner en ejercicio el inconsciente en cada análisis, para marcar que la función causal, la función operatoria del analista, es función del saber adquirido en su análisis. Pero, el saber-hacer ¿no es acaso algo distinto, algo que nos remite a las contingencias de las particularidades? Lacan lo ha evocado a veces señalando que sólo se es responsable justamente dentro del límite del propio saber-hacer. Esto equivale a decir que ese saber-hacer no es atribuido a una elección del sujeto. ¿Provendría entonces de los dones de la naturaleza? En todo caso se lo supone distribuido de modo desigual, más cercano a las capacidades que al saber. En efecto, de manera general, desde la cocinera al artista y pasando por las artes liberales, un saber-hacer es un hacer del cual no responde saber articulado alguno. No obstante, en ciertos campos se lo puede adquirir parcialmente mediante el ejemplo y se lo puede perfeccionar mediante el ejercicio, tal como sucede con el “toque” de la cocinera. No obstante, para el analista no hay ejemplo alguno que valga para su acto, lo debe reinventar a cada vez; tampoco sirve el ejercicio, porque lo que se acumula con la experiencia más bien produce efectos de estancamientos. Por otra parte, no se trata tampoco de sus propios méritos porque el análisis no es … su obra.

¿A qué puede aplicarse entonces el saber en el análisis? ¿A la proximidad con el inconsciente? ¿Al “manejo” de la transferencia?, ¿A saber hacer ahí con la verdad? ¿A hacer semblante de objeto?

¿Iría entonces en el sentido de la rutina del psicoanalista funcionario que sabe apretar los buenos botones, o más bien en el sentido de una inventiva casi artística?

Y de manera más específica: ¿de dónde proviene eso que no es una aplicación de un saber? Con su ligera connotación de talento personalizado ¿no es lo que vuelve a traer el oscuro componente personal que toda formación analítica apunta a contener para hacer posible la famosa “neutralidad benevolente” de la que hablaba Freud, esa puesta en suspenso de las características propias del analista sin la cual el psicoanálisis se convierte en una reeducación normativa? ¿No sería en la cura la última incidencia del ser propio del analista que se pone a cuenta de su fantasma o de su síntoma?

¿Cómo asegurarse de que la fecundidad que se le imputa y de la cual a veces se halaga a tal o cual, no le dé tanto color de singularidad, de tal manera que se emancipe de las finalidades analíticas?

Colette Soler, 24 de julio del 2016

La Comisión Científica compuesta por los tres secretarios de los secretariados del pase de Europa y por los tres miembros de Europa del Consejo de animación y orientación de la Escuela, les hace llegar las siguientes informaciones:

1. Las intervenciones se atendrán a dos modalidades que se irán alternando en diversas mesas de trabajo: intervenciones breves (de 5 min) e intervenciones más prolongadas (de 15 min)

2. La fecha límite de entrega del texto completo y definitivo (necesario para los traductores) es el 2 enero 2017

3. La Comisión Científica quiere señalar que nuestro tema apunta a la articulación entre los dos términos del enunciado, el saber del analista y su saber hacer. No se trata de abordar o uno u otro, sino precisamente la interrelación entre ambos, lo cual no niega la eventual hiancia que les concierne.

Fechas: 21 y 22 de enero 2017 (el sábado la jornada entera y el domingo, media jornada)
Lugar: Auditori AXA, acceso por Avda. Diagonal, 547 y por calle Deu i Mata, 111

axa2Axaaxa3

Comisión Científica
Maria Luisa de la Oliva (CAOE, EPFCL-España-F9) oliva2@cop.es
Rithée Cevasco (Secretariado del pase, EPFCL-España-F9) ritcev@yahoo.fr
Colette Soler (CAOE, EPFCL-Francia) solc@wanadoo.fr
Patricia Zarowsky (Secretariado del pase, EPFCL-Francia) p.zarowsky@wanadoo.fr
Maria Teresa Maiocchi (CAOE, EPFCL-Italia-FPL) mteresamaiocchi@gmail.com
Mario Binasco (Secretariado del Pase, EPFCL-Italia-FPL) mario.binasco@gmail.com

La Comisión Científica está compuesta por los tres secretarios de los secretariados del pase de Europa y por los tres miembros de Europa del Consejo de animación y orientación de la Escuela (CAOE).

Comisión de Organización
Ana Martínez (coordinación), Jorge Chapuis, Ramon Miralpeix, Guillem Pailhez

Traducción simultánea a tres lenguas:
castellano, italiano, francés

Seguiremos enviando regularmente más información, pero desde ya indicamos que es preciso ocuparse pronto del alojamiento, dado que Barcelona es en la actualidad una ciudad turística de primer orden y los hoteles están muy solicitados incluso en enero. Por esta razón se aconseja no dejar la reserva de su alojamiento para el final.

Les facilitamos en archivo adjunto un listado de hoteles de diferentes categorías y precios. La organización tiene pactados precios especiales con el Hotel NH Collection Constanza, situado junto al Auditori AXA).

Tarifas de inscripción
-Tarifa normal: 60€
-Tarifa inscriptos en Colegios Clínicos: 50€; con justificante
-Tarifa estudiante: 40€, con justificante y menores de 28 años

Esperamos a todos nuestros colegas de Europa, y ¿por qué no? también a los de América Latina que quisieran aprovechar el tiempo de sus vacaciones en la agradable ciudad de Barcelona.
Cordialmente Rithée Cevasco, Mª Luisa de la Oliva y Ana Martínez.

Información
Teléfono +34 934 108 317 de lunes a jueves de 12:00 a 14:00 y de 19:00 a 21:00
ana.westerhausen@gmail.com